Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

La sombra de los árboles

Imagen
Quise detenerlo todo: El río, el aire, la luz del día y El vuelo de los pájaros. Pero tú ya no estabas.
Ya te habías ido Con las golondrinas. ¿Llevarás, como ellas, El billete de vuelta En tu equipaje?
Aquí nada es igual. El centelleo de una luciérnaga Sobre la hierba oscura ¿O era una estrella?.
Quizá solo se trate del brillo
entre las ramas retrocediendo.
Regresa... Porque mi corazón  Ya no sigue ningún ritmo. 
 Regresa...   Porque solo soy una voz. Soy un nombre en el viento. Regresa...  Porque la noche se retuerce  en medio de este descomunal silencio







El hueco de la pobreza

Imagen
Lo peor de ser pobre no es vivir en un barrio deprimido, con jardines mal cuidados y paredes sin blanquear, ni saber que la gente es reticente a visitarte porque siente cierto reparo de poner un pie en dicho barrio; de ninguna manera lo peor es recorrer el camino del conformismo, ya me entiendes, eso de intentar vivir feliz con menos y alargar la vida de tus pertenencias como si de tesoros se tratase, sino que más bien esta es una filosofía que puedes adoptar de muy buen agrado. Tampoco creo que lo peor (pero si lo más complicado) sea procurar satisfacer las necesidades que tienen los hijos y educarlos desde el vacío que brinda el estatus más bajo, sobre todo si necesitan atención especializada. Lo peor de la pobreza ni siquiera es olvidar por un momento que eres pobre.  Lo realmente devastador es cuando los demás, los que te rodean, olvidan todo esto y creen que todo te va bien, porque vistes bien y tienes un aspecto aceptable. De modo que la idea general es que no necesitas nada, b…

Amiga Pájaro...

Imagen
Amiga pájaro:
   Estoy desapareciendo.
  Si no fuera por estas letras, dudaría hasta de mi existencia. Si no fuera porque conservo todos los sentidos y puedo oír de nuevo las golondrinas cuando despierto; o contemplar como la flor de azahar tiende su alfombra en el suelo tras la tormenta; o anoche mismo, cuando a mi habitación llegaba el aroma de los jazmines, descolgándose por los encalados muros de la tapia. Si no fuera porque todavía sueño por las noches... ¿Sabes? Tengo un sueño donde salvo mi vida: soy pequeña otra vez y me encuentro en el hogar familiar; Sin embargo, nada ha cambiado. Mi padre sigue a nuestro lado con su particular ausencia, y posiblemente los acontecimientos familiares volverán a llevarme hasta donde estoy ahora; pero, he aquí la peculiaridad del sueño, yo -siendo solo una niña pequeña- puedo pensar con una claridad increíble. Por ejemplo, puedo saber de antemano donde se encuentran las trampas que me atraparán más adelante. Es una gran ventaja. Me enca…