Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2016

Cabriolas

Imagen
Las marismas del río Palmones en la bahía de Algeciras es un lugar rocambolesco. Por un lado está la belleza del estuario cuando baja la marea; los peces saltan fuera del agua a contracorriente, los barquitos se suceden formando una hilera. No es de extrañar la cantidad de pescadores que llegan de los alrededores con su caña, incluso los niños ya llevan la pesca en su ADN y se acercan al río con su propio sedal, hecho por ellos mismos. Y luego están los petroleros, los buques mercantes, las apabullantes luces del puerto de Algeciras y el peñón de Gibraltar. Y todo en un espacio reducido, tanto que puedes estar bañándote en una pequeña playa y ser testigo de todo el tráfico del Estrecho, incluido el que no parece muy legal.
Palmones es una pequeña pedanía de pescadores, de casitas blancas de una sola planta y de residentes mayoritariamente ancianos. El pueblo mira al mar y bordea el río, pero está escondido tras el polígono de Los Barrios y esa ruidosa planta de reciclaje de acero que…

"Hiper-multi-conectados"

Imagen
Sucede muy pocas veces pero si te alejas demasiado, desconectas. Al principio se debe a la necesidad de descansar del hartazgo de la información a tu alrededor: Fulanita está con menganito ahora mismo en aquel lugar tomando un café frío. Frío porque primero hay que subir las fotos a facebook, instagram, twitter y por último a yelp, para quejarse del café templado. Zetano acaba de comprar unas botas y las enseña al mundo como si de un trofeo se tratase, ni siquiera las ha recibido cuando ya está sondeando públicamente las siguientes compras, pregunta constantemente si nos gusta la previa selección que se curra con unos collages. Él se lo puede permitir. Fulano también es obsesivo, pero tiene una fijación distinta, él es del partido político tal y del equipo de fútbol cual y necesita hacer campaña cada día, como un talibán, llegando a confeccionar un recio ideario, en el que todos sus allegados debemos entrar sí o sí. ¡Ah! Me olvidaba de esa amiga afable que siempre tiene co…