Jardín




Con los pies juntos,
para no enredarme con las sombras,
avanzo por la senda
de tu jardín.

Podríamos jugar a recrear la luz
de las luciérnagas,
y en el aire dibujar los hilos
que me lleven hasta ti..


Pero prefiero
la dosis justa 
de irrealidad.
Las rutas lentas
y complicadas.
El hielo, la noche...
Y todo lo que 
parece imposible.


Con los ojos cerrados,
para no asustarme demasiado,
me adentro muy despacio
en tu jardín.







Comentarios

Entradas populares de este blog

Pausa