Pausa




Ha sido breve y bonito.
He sentido mucho: el grito en el papel, la palabra como un torrente, inundando todo a su paso; y el reflejo de mis emociones en los versos de otra mujer.
Gracias y nos vemos por aquí muy pronto, o en la otra orilla.





------------
Alguien me dijo una vez "Tu problema es que eres demasiado inconstante para estas cosas" me lo dijo cariñosamente, no en tono de reproche, pero en ese momento me sentí profundamente triste. No sé, supongo que desde su punto de vista tenía toda la razón, quién soy yo para contradecir la visión que los demás tienen de mí, a fin de cuentas es algo tan subjetivo y fuera de mi alcance... Aunque visto desde fuera y si tomo la suficiente distancia y perspectiva puedo verme saltar de un sitio a otro, sin echar raíces en ninguno. Lo cierto es que eso es justamente lo que necesito: ser breve, ser espora en el camino y nada más. Porque si me quedo terminaré desapareciendo.
Facundo Cabral decía:
-La vida no te quita cosas, te libera de cosas, te alivia para que vueles más alto.
En este momento mi vida parece tan ligera... que ni la gravedad me ofrece resistencia alguna para dejar todo una vez más.
Nunca he pedido nada, tan solo encontrar la suficiente libertad para comenzar de nuevo cuando mi viaje se complica y debo volar a ras del suelo.
La vida no te quita cosas es la contracorriente que las aleja mientras viajas.
Un abrazo.









Comentarios

  1. Brevedad, esporas, camino, corrientes, gravedad, vuelo… El viento, que tampoco tiene raíces, escucha tus palabras y también se alivia, cómplice, por ser breve, por repartir esporas en los caminos y nada más. Los que hemos sentido contigo, agrademos al viento que te acompaña y le pedimos que, por esta vez, no sea breve ni contracorriente, que su soplido venza gravedades y te lleve alto, tan alto donde las nubes, allí donde las esporas se abrirán a sus humedades esperando germinar en nueva tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)Me has dejado sin saber qué responderte. Lo has dicho todo tan claro, solo que volveré por aquí pronto (eso seguro)y entonces ya no "seré breve" porque habré aprendido a equilibrar los últimos tres años y medio donde me ha ido golpeando: primero la muerte, la falta de trabajo, luego la pobreza,la salud que se resiente y todas esas cosas, que realmente no son importantes, pero que se agravan cuando se desequilibra todo. Igual que te puede pasar a ti, yo necesito expresarme, tengo dos vías para ello: la fotografía y la escritura; la primera está agonizando ahora mismo, porque la fotos salen de un equipo mínimo imprescindible y la escritura puede ser tan barato como tener a mano un trozo de papel y un lápiz.
      Posdata: Me encanta tu última reflexión sobre la vela, eres el madoz de la filosofía. Solo tú puedes crear pensamientos tan profundos en cosas tan simples y cotidianas.

      Eliminar
  2. Te acompaño en estos días de silencio, despojada de la palabra que salva, sin el verso que destila el dolor, sin las imágenes que cauterizan las pérdidas. También yo sé lo que es vivir de espaldas a la luz. Estoy contigo, esperando a que amanezca, pronto nos sorprenderá el alba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperar a que amanezca, en silencio y despiertos, para estar presentes cuando la sombra delicada se marche con lo que creíamos nuestro y nos dolía... como en la obra de A. Casona "La dama del alba". Hasta la muerte se equivoca o se queda dormida. Los que la hemos visto de paso, podemos entrar y salir de las sombras y permanecer más tiempo en ellas, con el riesgo de quedarnos aislados o dormidos. Yo sé que tú sabes lo que es bailar con los ojos cerrados, como también sé que has aprendido el baile infinitamente mejor que yo. Ya solo por eso, te admiro.
      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Jardín